Fundación Walter Benjamin

Chomsky: Este es el momento más crítico en la historia de la Humanidad

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Martes, 09 de Febrero de 2016 10:50 Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN COLOMBIA Martes, 09 de Febrero de 2016 10:44

 

En algún momento Chomsky comparó las votaciones en su país con la elección de una marca de pasta de dientes en un supermercado. El nuestro es un país de un solo partido político, el partido de la empresa y de los negocios, con dos facciones, demócratas y republicanos, proclama. Pero cree que ya no es posible seguir hablando de esas dos viejas colectividades políticas, ya que sus tradiciones sufrieron una mutación completa durante el periodo neoliberal.

Están los republicanos modernos que se hacen llamar demócratas, mientras la antigua organización republicana quedó fuera del espectro, porque ambas partes se desplazaron a la derecha durante el periodo neoliberal, igual que sucedió en Europa. El resultado es que los nuevos demócratas de Hillary Clinton han adoptado el programa de los viejos republicanos, mientras éstos fueron completamente desplazados por los neoconservadores. Si usted mira los espectáculos televisivos donde dicen debatir, sólo se gritan unos a los otros y las pocas políticas que presentan son aterradoras.

 

TEXTO COMPLETO

 

Resolución 2261 Organización de las Naciones Unidas

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Domingo, 31 de Enero de 2016 11:28 Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Miércoles, 27 de Enero de 2016 20:07

Naciones Unidas /2016/67

Provisional 23 de enero de 2016                                                                                                  

Consejo de Seguridad

Español

Original: inglés

Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte: proyecto de resolución

 

El Consejo de Seguridad,

Subrayando su pleno compromiso con el proceso de paz en la República de Colombia y su apoyo al Acuerdo General para la Terminaci6n del Conflicto y la Construcci6n de una Paz Estable y Duradera, firmado en La Habana (Cuba) el 26 de agosto de 2012 por el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), Acogiendo con beneplácito los progresos realizados en el proceso de negociación, el compromiso asumido por el Gobierno de Colombia y las FARC-EP de poner fin cuanto antes al conflicto armado, y las medidas de fomento de la confianza aplicadas con miras a generar los primeros dividendos del proceso de paz para el pueblo colombiano,

Reconociendo la solicitud presentada por el Gobierno de Colombia en la carta de fecha 19 de enero de 2016 dirigida al Secretario General y al Presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas por el Presidente de Colombia (S/2016/53), en la que adjuntaba el Comunicado Conjunto del Gobierno de Colombia y las FARC-EP

Observando que el Gobierno de Colombia y las FARC-EP prev6n que el Acuerdo Final de Paz incluya un mecanismo tripartito para vigilar y verificar el cese del fuego y de las hostilidades bilateral y definitivo, y la dejación de las armas; y reconociendo la contribuci6n que puede hacer una misión de observación de las Naciones Unidas en el contexto de ese mecanismo tripartito,

Reconociendo también, que en la solicitud presentada por conducto del Gobierno de Colombia se contempla la participación de las Naciones Unidas como componente internacional de dicho mecanismo tripartito durante un periodo limitado,

Reconociendo, además, el papel fundamental desempeñado por la República de Cuba y el Reino de Noruega como garantes y por la República de Chile y la República Bolivariana de Venezuela como países acompañantes en el proceso de paz en Colombia,

Reafirmando los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, y reafirmando también la soberanía, la integridad territorial, la independencia política y la unidad de Colombia,

Reconociendo la responsabilidad de Colombia en la aplicación del Acuerdo Final de Paz,

 

1. Decide establecer una misión política que participará en el proceso por un periodo de 12 meses, como componente internacional y coordinadora del mencionado mecanismo tripartito (la Misión), y que estará encabezada por un representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas;

2. Decide también que la Misión será una misión política, integrada por observadores internacionales desarmados, que se encargará de vigilar y verificar la dejación de las armas y formará parte del mecanismo tripartito que vigilará y verificará el cese del fuego y de las hostilidades bilateral y definitivo, de conformidad con el Comunicado Conjunto, y que comenzará todas las actividades de vigilancia y verificación, con lo que empezará a contar el periodo de 12 meses, tras la firma del Acuerdo Final de Paz por el Gobierno de Colombia y las FARC-EP;

3. Solicita al Secretario General que inicie los preparativos de inmediato, incluso sobre el terreno, y que presente recomendaciones detalladas al Consejo de Seguridad, para su examen y aprobaci6n, en relación con el tamaño y los aspectos operacionales y el mandato de la Misión, de conformidad con el Comunicado Conjunto, lo antes posible y luego en el plazo de 30 días a partir de la firma del acuerdo de cese del fuego por el Gobierno de Colombia y las FARC-EP, teniendo en cuenta las disposiciones de ese acuerdo;

4. Espera con interés las contribuciones de los Estados miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños (CELAC) a la Misión;

5. Solicita, también al Secretario General que, sobre la base de la información comunicada por el representante especial del Secretario General, informe al Consejo de Seguridad sobre el cumplimiento del mandato de la Misión cada 90 días a partir del comienzo de sus actividades de vigilancia y verificación y después de la terminación de la Misión;

6. Expresa su disposición a considerar la posibilidad de prorrogar la Misión a petición conjunta del Gobierno de Colombia y las FARC-EP.

 

http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/comunicado-onu-2016/comunicado-onu-2016.pdf

 

La maldición de tener muchos recursos naturales

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Sábado, 02 de Enero de 2016 13:40 Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Sábado, 02 de Enero de 2016 12:57

 

Cientos de personas se quedaron por fuera de la conferencia de Joseph Stiglitz. El premio nobel de Economía era el invitado más cotizado del VII Foro Urbano Mundial y por eso la fila para verlo en el Teatro Metropolitano de Medellín ocupaba varias cuadras. El tema de la charla de Stiglitz era la equidad, que es el eje central de los debates que agrupan a 25.000 personas de 160 países en la capital paisa.

Stiglitz fue concreto, agudo y divertido. “Las ciudades son el escenario de los debates más importantes que tiene el mundo”, comenzó. Continuó diciendo que para él uno de los temas más cruciales de la humanidad es el medio ambiente pues en últimas la lucha de las ciudades hoy es “simplemente por sobrevivir”. El premio nobel contó que hace pocas semanas había estado en China y que, apenas se había registrado en el hotel, le habían dado un tapa bocas. De los tres días que estuvo allí, en dos le advirtieron que debido a la contaminación era preferible que no saliera a la calle.

“Nadie quiere vivir así”, concluyó.

Por eso cuando un periodista le preguntó en la rueda de prensa que consejos le daría al presidente Santos si lo contratara como asesor no dudó en responder: “Le diría que tuviera cuidado con la maldición de tener muchos recursos naturales”. Stiglitz explicó que según teorías económicas “los países con una gran cantidad de recursos naturales deben darse cuenta que si se dedican a explotar lo que tienen bajo tierra se están haciendo más pobres”.

El nobel advirtió las consecuencias que puede tener apostarle a un crecimiento económico basado en los commodities. A su juicio, las empresas industriales pueden decaer y el país podría vivir un proceso de desindustrialización. Agregó que las inversiones que se hacen para explotar los recursos que están en el subsuelo deberían ser utilizadas mejor en lo que está por encima de la tierra, es decir en las personas, en infraestructura y en tecnología. “Colombia ha tenido un buen crecimiento, y parte de él -no todo pero sí parte- se debe al elevado costo de extraer los recursos naturales”, dijo Stiglitz.

Para el laureado economista, la minería debería ser una fuente para financiar los programas que garanticen la igualdad entre los ciudadanos, pero hoy no es así en casi ningún lugar del mundo. “Es sorprendente que en la mayoría de los países ricos en recursos naturales hay un mayor nivel de desigualdad. Y eso es precisamente lo opuesto de lo que debería ser”, continuó.

Pero ese no fue el único consejo que el premio nobel le dio al presidente. En segundo lugar, dijo que “Colombia tiene uno de los niveles de desigualdad social más grandes en Latinoamérica y este es problema que debe ser central para el país”. En tercer lugar advirtió que las ciudades colombianas han vivido un proceso de urbanización desenfrenada y que ese crecimiento debería ser manejado por el Gobierno Nacional.

El nobel despertó risas y aplausos en otras recomendaciones. Su cuarto consejo tenía que ver con el TLC. “Los Tratados de Libre Comercio no son libres realmente. Ese es sólo el nombre. Se trata más bien de tratados de comercio manejados y en su mayor parte para satisfacer los intereses de Estados Unidos”, dijo y agregó que es labor del presidente verificar esa balanza para que de verdad esos acuerdos sirvan para crear empleos y fortalecer la industria.

En la conferencia Stiglitz le mandó otro dardo a Estados Unidos. Aseguró que muchas personas se le acercan a preguntarle como seguir las políticas norteamericanas. “Todos quieren imitar a Estados Unidos. Yo les digo: tengan cuidado con lo que sueñan”, aseguró. Según él, en ese país el 95 % de la riqueza se concentra en el 1 % de la población.

Stiglitz fue muy generoso en elogios para Colombia. Aseguró que le había sorprendido muy positivamente la revolución educativa del gobernador Sergio Fajardo en Antioquia y el programa de las 100.000 viviendas que lidera el ministro Luis Felipe Henao. Con ambos funcionarios se reunió en privado durante el foro.

Y por último le dio un espaldarazo condicionado al proceso de paz del presidente Juan Manuel Santos: “La violencia y la inseguridad han marcado al país durante un largo periodo de tiempo. Pero creo que si Colombia alcanzara la paz sería un enorme impulso para la economía del país. Y si en el proceso de paz son capaces de hablar sobre problemas de base como la desigualdad, esto ayudaría a Colombia aún más”.

 

¿qué hay detrás de...?

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Viernes, 20 de Noviembre de 2015 13:40 Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Viernes, 20 de Noviembre de 2015 13:26

EL NUEVO NUEVO FASCISMO

“La sociedad de consumo es una forma suave de Estado policial. Creemos tener la capacidad de elegir, pero todo es obligatorio. Tenemos que seguir comprando o fracasamos como ciudadanos. El consumismo crea enormes necesidades inconscientes que sólo el fascismo puede satisfacer.” De las distopías de J. G. Ballard se ha dicho que son proféticas. Adjetivo sobrero, pues se tratan, en parte, de ensayos en forma de relato de ficción, ¿y acaso no busca toda distopía ser una radiografía de nuestro presente? Ballard escribió Kingdom Come en el año 2006. En la novela, una suerte de movimiento neofascista se incuba en un mall center en el extrarradio de Londres. Los integrantes de este movimiento, que nunca llega a tener un nombre, visten camisas con la cruz de San Jorge y enarbolan la bandera de Inglaterra, tres años antes de que se la apropiase en la vida real la English Defence League (EDL), la organización nacionalista que convoca regularmente protestas contra la inmigración y la apertura de nuevas mezquitas en Reino Unido. Lo que hace interesante este libro, leído hoy, es precisamente que Ballard en cierto modo pronosticó el auge de movimientos como la EDL, el Tea Party en EE. UU. o PEGIDA en Alemania.

 

Todos estos fenómenos han sido calificados por la prensa liberal y de izquierdas de fascistas, aunque sería más correcto llamarlos protofascistas o filofascistas, al menos si entendemos el fascismo como un movimiento político de la primera mitad del siglo XX. El fascismo histórico fue, a grandes rasgos, la respuesta al movimiento obrero organizado en Europa, y el neofascismo, a la nueva izquierda del mayo del 68 (por eso en ocasiones se le llama “mayo blanco”). En cambio, los movimientos antes señalados —a los que aún cabe añadir varios partidos europeos como el Frente Nacional de Marine Le Pen, a los que los medios agrupan bajo la etiqueta de “populismo de derechas”— son un desarrollo posterior y en parte diferente. ¿Un nuevo nuevo fascismo? ¿Un fascismo preventivo? Es una pregunta a la que los sociólogos tendrán que responder y que yo, en este espacio de microensayo, me limito a plantear.

La realidad siempre parece dar la razón a Ballard y confirmar sus peores intuiciones. En 2012, la inauguración de un centro de IKEA al norte de Londres terminó en graves disturbios en los que un hombre llegó a ser apuñalado. En la noticia del Evening Standard que recogió aquel hecho, uno de los participantes, Jilal Patel, de 29 años y originario de Tottenham, dijo: “Empecé a hacer cola a las 11 de la mañana, y nadie va a impedirme comprar mi sofá”. El sociólogo alemán Heinz Bude ha llamado a este segmento de la población “proletariado del sector servicios”: reponedores, mensajeros o personal de limpieza, obreros en definitiva, que trabajan entre cuarenta y cincuenta horas semanales a cambio de un salario precario y sin perspectivas de mejora laboral. Este “proletariado del sector servicios”, para el que el ascensor social hace tiempo que está averiado, ve a los inmigrantes como un ejército industrial de reserva dispuesto a sustituirle por salarios más bajos y peores condiciones laborales y, sin una fuerza de izquierdas que racionalice ese temor, se refugia en el voto de derechas.

 

TEXTO COMPLETO

 

Reflexión

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Lunes, 29 de Noviembre de 1999 19:00 Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Miércoles, 07 de Octubre de 2015 15:39

Ensayo Psicoanalítico sobre Crónica de una Muerte Anunciada

 

 

Nancy De la Hoz, Md, Psq.

UNO

Los maravillosos personajes de Gabriel García Márquez han producido profundo impacto emotivo y formativo no solo sobre los colombianos familiarizados con el entorno en que discurren sus vidas, aventuras, epopeyas y rutinas más básicas, sino, en general, en todos los lectores de su obra.

 

Los profundos conflictos internos que se originan por la colisión entre las demandas externas, como los ideales, normas y metas, y nuestros impulsos primarios, se traducen en su obra en los sentimientos y estados mentales grupales que nos son familiares, la soledad, la reflexión, el darse cuenta, el descubrimiento, la pérdida, la tenacidad, el amor, la incertidumbre, el estigma y, en el caso de Crónica de una Muerte Anunciada, en la fatalidad, lo ineluctable, la culpa grupal y su devenir a siguientes generaciones, en marcos magistralmente construidos que permiten nuestra aproximación con placer y curiosidad, algo de temor y mucha entrega; son la entrada en nuestro propio interior satisfaciendo necesidades de conocimiento, verdad y estética.

Todas sus obras se inscriben en el contexto social propio de nuestra historia, reconocemos nuestro país y nuestra propia subjetividad, también encontramos nuestras proyecciones de existencia. Las crisis psicosociales están imaginativamente representadas, como portadoras de información, elaboración, atravesando nuestra realidad nacional; esto nos es presentado en formas elaboradas, pero también descarnadas, secuelas de la guerra, la pobreza, la prosperidad. El interior de sus personajes, en donde vemos el nuestro, fluctúa entre lo maravilloso y lo ominoso. Me pregunto, si esta presentación artística de la realidad logra impulsarnos a hacernos cargo de ella; de logarlo, ¿implicaría toma de conciencia? La no repetición de las fatalidades podría estar ante nuestros ojos ya que, como en la novela, sentimos que vendrán nuevas oportunidades y sentidos de vida o una eternidad de aislamiento y soledad.

 

SEGUIR LEYENDO

 

 

Puntos 1 - 2 y 3 en La Habana

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Martes, 18 de Noviembre de 2014 11:52 Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Sábado, 22 de Marzo de 2014 12:30

 

 

SERIE SALTIMBANQUIS

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Domingo, 03 de Agosto de 2014 11:27 Escrito por ÁLVARO BOTERO, EDITOR Viernes, 20 de Diciembre de 2013 10:21

EL OTRO BOTERO, EL NUESTRO

 

 

 

CONTINUAR VIENDO

   

Lecciones desde El Salvador

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Viernes, 16 de Enero de 2015 09:09 Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Lunes, 29 de Julio de 2013 10:47

Lecciones de El Salvador para las FARC colombianas

 

¿Es posible que los "acuerdos de paz" generen justicia, paz y seguridad para el pueblo?



James Petras

Introducción

Se da por sentado que los "acuerdos de paz" entre regímenes de derecha pro-estadounidenses e insurgentes de izquierda generan paz, justicia y una mayor seguridad. Varios acuerdos de paz firmados en la década de 1990 en América Central, Sudáfrica, Filipinas y otros países proveen un amplio caudal de datos, a lo largo de más de dos décadas, tanto a favor como en contra de esa idea generalizada.

 

Examinaremos el caso de El Salvador donde un poderoso movimiento guerrillero (FMLN) firmó un acuerdo de paz en 1992.

 

TEXTO COMPLETO en Rebelion.org

 

LECCIONES DESDE SURÁFRICA

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Última actualización el Miércoles, 06 de Marzo de 2013 21:09 Escrito por FUNDACIÓN WALTER BENJAMIN, COLOMBIA Lunes, 01 de Octubre de 2012 15:57

Por: César Rodríguez Garavito, especial para El Espectador/Johanesburgo

Si se mira el proceso de paz de este país africano, son muchas las similitudes con el que se inicia en Colombia.

 

 

 

Trabajadores de la mina de platino de Lonmin se concentran ante las instalaciones de la mina en Marikana, Sudáfrica, en protesta, demandando un aumento de sus salarios. / EFE

 

LEER TEXTO COMPLETO

 

 

   

Página 1 de 5